martes, 6 de diciembre de 2016

Se fabricarán baterías eléctricas a partir de la chatarra

El equipo de Cary Pint, profesor de ingeniería mecánica en la Universidad Vanderbilt de Estados Unidos, ha logrado reciclar la chatarra de forma tal que podamos tomar unos cuantos trozos de metal de una chatarrería, colocarlos en un frasco de cristal junto a una sustancia química doméstica común para producir una batería eléctrica. Aunque, por supuesto, la labor ha sido más complicada que eso.

Lo verdaderamente interesante de esta proeza técnica es que abre un camino hacia un reciclaje más provechoso de la chatarra.

Imaginemos que las toneladas de desechos metálicos descartados cada año pudieran ser usadas para proporcionar un almacenamiento de energía para la red de energía renovable del futuro, en vez de convertirse en una molestia para las plantas de procesamiento de residuos y el medio ambiente.

A fin de hacer posible tal futuro, el equipo de Pint se centró en el uso de trocitos de acero y bronce (dos de los materiales más habitualmente desechados) para crear lo que se ha convertido en la primera batería de acero-bronce del mundo que puede almacenar energía a niveles comparables con los de las baterías de plomo-ácido, cargándose y descargándose con tasas parecidas a las de los supercondensadores de carga ultrarrápida.

El secreto para desencadenar este rendimiento es la anodización, un tratamiento químico habitual utilizado para dar al aluminio un acabado duradero y decorativo.

Los investigadores hallaron que cuando los trozos de acero y bronce son anodizados usando una sustancia cotidiana y una corriente eléctrica como la disponible en muchos hogares, las superficies metálicas se reestructuran en redes de óxido metálico de tamaño nanométrico que pueden almacenar y liberar energía cuando reaccionan con un electrolito líquido con base acuosa.

El equipo determinó que esta estructura nanométrica explica el comportamiento de rápida recarga observado, así como la excepcional estabilidad de la batería. Los investigadores la sometieron a 5.000 ciclos de recarga consecutivos, el equivalente a más de 13 años de cargas y descargas en un uso normal, y encontraron que mantenía más del 90 por ciento de su capacidad.

Las baterías de acero-bronce utilizan electrolitos no inflamables con base acuosa que contienen hidróxido de potasio, una sal barata utilizada en los detergentes para ropa.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Quieren sanar el cerebro con realidad virtual



El técnico en electrónica uruguayo Sergio Olivieri diseñó un sistema para contribuir a la rehabilitación de personas con daño cerebral a través de la realidad virtual y se ubicó entre los diez semifinalistas del concurso "Una idea para cambiar la historia", del canal History Channel.

Su método consiste en una terapia de neurorehabilitación que apuesta a que las personas encuentren sus "propias fuerzas y energía para la recuperación en su interior" a través de la realidad virtual, explicó.

Está indicado para pacientes que han sufrido daño cerebral, como accidentes cardiovasculares (ACV) o traumatismos encéfalo craneanos, y fue hace dos años, cuando una persona cercana a Olivieri padeció un accidente de ese tipo, que el técnico se motivó para idear este
sistema.

Puedes leer: Por realidad virtual veterano ve ciudad que liberó

Olivieri utiliza un conjunto de métodos pero el principal es una
pantalla que proyecta imágenes, concretó. Por ejemplo, si el paciente tiene una hemiplejia, "se utilizan los movimientos de su lado sano, que se capturan con una cámara y se replican sobre su lado comprometido".

"Entonces, hay un tipo especial de neuronas, que se llaman
neuronas espejo, que disparan esos patrones, tanto cuando una
persona realiza una acción como cuando ve que otra la realiza",
explicó.
La idea de sanar el cerebro con realidad virtual


"Con esta proyección se engancha el cerebro y empieza a mandar
los estímulos nerviosos a la zona afectada. Eso contribuye a la
rehabilitación", agregó.

Cuando una persona con una discapacidad motora mueve una mano, el
software ideado por el técnico le devuelve una imagen en la que se
visualiza como mueve las dos (por más que realmente no haya sido
así).

"Es un espejo virtual, pero es un espejo que no reproduce la
realidad sino el estado sano del miembro afectado", aclaró Olivieri.
Al mismo tiempo, el técnico monitorea la actividad de las ondas
cerebrales y la temperatura corporal para comprobar los estímulos
nerviosos que se generan en la zona afectada de la persona.

Según su inventor, el proyecto "abre un sinnúmero de nuevas
líneas de investigación" y, aunque él quiere ir paso a paso, ya
sospecha que pueda tener otras aplicaciones para pacientes con
autismo y con Alzheimer.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Niña fue congelada con la esperanza de curarse

Una niña de 14 años con cáncer terminal ganó poco antes de su muerte el mes pasado una batalla legal para preservar su cuerpo congelado a fin de encontrar algún día un tratamiento para curarla, informan hoy los medios británicos.

La adolescente, cuya identidad no puede ser revelada por razones legales, acudió el mes pasado al Tribunal Superior de Londres para que autorizara a su madre a llevar su cuerpo a una unidad especializada en criogenización, consistente en enfriar un cuerpo con la esperanza de ser reanimado, en Estados Unidos.

El caso llegó ante la Justicia ya que sus padres, que están divorciados, no se ponían de acuerdo sobre los deseos de su hija, que había investigado en internet la técnica de congelar el cuerpo.

El tribunal dictaminó que su madre, que apoyaba los deseos de su hija, era la única persona que podía tomar la decisión final sobre el destino del cuerpo, indican los medios.

La división de familia del Tribunal Superior de Londres atendió el caso, pero dictaminó que no podía ser divulgado a la prensa hasta después de la muerte de la menor -residente en Londres- y tampoco se autorizó revelar la identidad de los padres.

El juez Peter Jackson, a cargo del caso, visitó a la niña en el hospital y admitió sentirse conmovido por la "valiente forma" en que afrontaba el poco tiempo de vida que le quedaba.

Agregó que este ha sido el único caso de este tipo que llegaba ante la Justicia de Inglaterra y Gales y resaltó que plantea a los abogados nuevos interrogantes sobre los avances de la ciencia.

El magistrado ha dejado claro que tomó la decisión sobre la disputa de los padres y no sobre si era correcta la criogenización.

Según Jackson, la niña, cuyo cuerpo ya está en EEUU, tenía la suficiente capacidad mental para emprender la acción legal.

El abogado que representó a la familia, cuyo nombre no ha sido revelado, calificó a la adolescente de "una niña inteligente".

De acuerdo con los detalles divulgados hoy, los padres tenían un mala relación y la chica no había tenido ningún tipo de contacto cara a cara con su padre durante los últimos ocho años de su vida.

Por esa razón, la menor no permitió que su padre tuviera acceso a los detalles de su enfermedad ni que él viera su cuerpo una vez fallecida, indican los medios.

Puesto que un menor en el Reino Unido no puede dejar un testamento legal, el magistrado tenía que decidir qué persona era la más adecuada para hacer cumplir los deseos de la niña.

La chica envió una carta al juez para explicar las razones por las que quería que su cuerpo fuera congelado.

"Solo tengo 14 años y no quiero morir, pero sé que moriré. Creo que quedar criogenizada me da la oportunidad de ser curada y despertada, incluso dentro de cientos de años. No quiero que me entierren bajo tierra. Quiero vivir y vivir por más tiempo y creo que en el futuro pueden encontrar una cura para mi cáncer y despertarme. Quiero tener esta oportunidad. Este es mi deseo", dijo la menor al juez.

Al parecer, el padre estaba inquieto por las consecuencias de la criogenización y también por el coste de la técnica, estimado en unos 37.000 libras (unos 44.400 euros), y disponible únicamente en EEUU y Rusia.

"Incluso si hay un tratamiento y ella vuelve a la vida, digamos, en 200 años, es posible que no encuentre a ningún pariente y puede que no recuerde nada. Puede quedar en una situación desesperada, teniendo en cuenta que solo tiene 14 años", argumentó el padre.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Condón alerta de enfermedades



Tres estudiantes de la academia de Isaac Newton en Reino Unido, Daanyaal Ali, Muaz Nawaz y Chirag Shah de 13 y 14 años, inventaron un preservativo que cambia de color si detecta alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Lo han llamado S.T. Eye y está creado con moléculas capaces de identificar enfermedades.

El condón cambiará de color dependiendo del tipo de bacteria que se trate.

Así, se pondrá verde si hubo contacto con clamidia; amarillo para el herpes, azul para la sífilis y morado para el virus del Papiloma humano.


viernes, 11 de noviembre de 2016

Demostrado: las mujeres tienen más y mejor memoria que los hombres

En la eterna batalla entre los sexos, no resulta raro escuchar cómo las mujeres presumen de poder recordar las cosas mejor y durante más tiempo que los hombres. Y ahora un estudio científico les ha dado la razón. Las mujeres de mediana edad, en efecto, hacen gala de una memoria muy superior a la de los hombres de la misma edad en todos los test realizados, y ello a pesar de que, entre las féminas, la capacidad de memoria empieza a disminuir tras la menopausia. El trabajo acaba de publicarse en "Menopause", la revista que edita la Sociedad Norteamericana para la Menopausia.

Desafortunadamente, la pérdida de memoria por causa del envejecimiento es algo que está muy bien documentado científicamente. Los estudios epidemiológicos, en efecto, muestran que cerca del 75% de los adultos reportan pérdidas de memoria en distintos grados a medida que avanzan hacia la vejez. En particular, las mujeres confiesan a sus médicos padecer olvidos cada vez mayores y episodios de "neblina cerebral" durante su transición a la menopausia. Además, en esta etapa de sus vidas las mujeres están desproporcionadamente por encima de los hombres en cuanto se refiera al riesgo de padecer deterioros cognitivos y demencia senil.

Pues bien, a pesar de todos estos factores en su contra, el estudio demuestra claramente que las mujeres de mediana edad son capaces, aún, de superar ampliamente a los hombres de la misma edad en cualquier prueba de memoria que se les plantee.

La investigación se llevó a cabo sobre 212 hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 45 y los 55 años, y evaluó tanto la memoria episódica como la función ejecutiva, el procesamiento semántico y la inteligencia verbal. Los valores se obtuvieron a partir de una completa serie de pruebas cognitivas y las mujeres salieron claramente victoriosas en todas ellas.
Además de comparar las diferencias entre ambos sexos en cuanto a memoria se refiere, el estudio halló también que las mujeres cercanas o en pleno proceso menopáusico superaban en algunas pruebas a las mujeres post menopáusicas.

Los descensos en los niveles de estradiol tras la menopausia se asocian, específicamente, con una menor capacidad de aprendizaje y recuperación de las informaciones previamente recordadas. Sin embargo, tanto el almacenamiento de memoria como la consolidación de los recuersos se mantuvieron intactos.

En otras palabras, se acabó la discusión. Cuando una mujer afirma que algo sucedió de una forma y no de otra, lo mejor que puede hacer un hombre es mantener un discreto silencio, porque lo más seguro es que ella tenga la razón, Incluso si se encuentra en una de las etapas más delicadas de su vida.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Convierten los pensamientos a texto mediante una interfaz cerebro-computadora

Una investigación reciente, llevada a cabo por Christian Herff y Tanja Schultz, de la Universidad de Bremen en Alemania, ha explorado la viabilidad de que un dispositivo realice la conversión de señales cerebrales a texto.

Si se lograse leer nuestro cerebro y traducir en palabras habladas o escritas nuestros pensamientos supondría un cambio radical para los pacientes inmovilizados que carecen de la capacidad de hablar. También beneficiaría a personas con patologías que les provocan dificultades para hablar. E incluso en gente sin problemas de habla podría servirles para un mejor control de dispositivos periféricos.



Aunque la situación, al menos por ahora, está muy lejos de la presentada por las obras de ciencia-ficción en que leer los pensamientos de alguien es tan fácil como ver una grabación en video, los científicos ya están descodificando las señales generadas en nuestros cerebros cuando hablamos o cuando escuchamos hablar.



Llama especialmente la atención el sistema Brain-to-text, en cuyo desarrollo participaron pacientes de epilepsia que ya tenían redes de electrodos implantadas como parte de una intervención para tratar su trastorno. Estas personas leyeron textos presentados en una pantalla frente a ellas, mientras se registraba su actividad cerebral. Esto fue el punto de partida de una base de datos de patrones de señales neurales que pudieran después hacerse coincidir con elementos de habla o fonemas.



Cuando los investigadores incluyeron también modelos de lenguaje y diccionarios en sus algoritmos, pudieron descodificar señales neurales y convertirlas en texto con un alto grado de precisión. “Por primera vez, mostramos que la actividad cerebral puede ser descodificada de una manera lo bastante específica como para usar tecnología de reconocimiento automático del habla en las señales cerebrales”, destaca Herff.



La actual necesidad de electrodos implantados aleja de su uso en la vida cotidiana al sistema Brain-to-text, pero sin duda ha abierto un camino que en el futuro puede conducir a avances asombrosos.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Explican por qué el cerebro no olvida la letra de las canciones



Olvidar un número de teléfono, un nombre o no recordar nada de lo que se había estudiado para un examen, son fenómenos que pueden sucederle a todo el mundo. Sin embargo, muchas de las personas que olvidan fácilmente ese tipo de información recuerdan a la perfección la letra de las canciones incluso si no la han escuchado durante años. ¿Qué pasa con el cerebro?
Aunque la explicación no deja de ser un misterio, una nueva teoría, publicada por la cadena británica BBC, relaciona la facilidad de recordar una canción con la forma en la que el cerebro procesa la información acústica y la región donde la almacena.

Un estudio realizado por Daniela Sammler, del Institute for Human Cognitive and Brain Sciences (Alemania), indica que la letra de las canciones tiene “su propia sección de almacenamiento en el cerebro, separada de la que usa para guardar la melodía”. De esa forma, las palabras quedan en el surco temporal superior anterior por muchos, muchos años (y lo peor es que sucede incluso con las canciones que no nos gustan).

Como nadar, uno no se olvida
La sicóloga musical Vicky Williamson explica a la BBC otras teorías que aportan más luces sobre esa manía cerebral de hacernos cantar, palabra por palabra, las canciones que escuchamos en la infancia. La primera de ellas es la cantidad de veces que nos exponemos a la misma melodía. La mayoría de la gente ha escuchado la misma canción muchas más veces de las que cree (están en la radio, en el taxi, en el gimnasio, etc.) y la exposición repetida aumenta la probabilidad de retención a cualquier estímulo.

La segunda razón tiene que ver con las emociones. Cuando uno acompaña sus pesares o alegrías con una canción determinada, recordará más fácilmente la letra años después. Por eso existen canciones que recuerdan a un ex, una vacación o un día especial.
La memoria motora también tiene algo que ver. Cuando aprendemos a cantar un tema, al igual que cuando aprendemos a caminar o a montar en bicicleta, uno nunca se olvida